Publicado el Deja un comentario

3 razones para dejar de utilizar toallas y tampones desechables

3 Razones para reemplazar las toallas y tampones desechables por algo más Eco-friendly

El mundo está en constante evolución y nosotros con él, es por eso que actualmente contamos con la posibilidad de modificar cómo realizamos gran parte de  nuestras actividades cotidianas, esto también incluye la manera en que las mujeres viven su ciclo menstrual.  Ahora, se tiene la posibilidad de reducir la exposición a los químicos tóxicos que las toallas sanitarias y tampones contienen, además de convertir tu rutina en algo  más amigable con el medio ambiente y con tu bolsillo.

Para entrar en contexto sobre la importancia de cambiar nuestros hábitos y adaptarlos a lo que nuestro cuerpo y el planeta exigen, hay que entender que una mujer tiene un periodo de fertilidad de 40 años en promedio, por lo que si tomamos en cuenta que utilizamos entre 4 y 5 toallas sanitarias o tampones por día, durante el periodo, estaríamos hablando de que cada mujer desecha entre 9,500 y 12,000 toallas o tampones a lo largo de su vida, lo que equivale a 65 kg de basura, que tardan aproximadamente 500 años en degradarse. Según la Secretaría General del Consejo Nacional de Población (CONAPO), en México el 53.1% del total de la población, son mujeres en edad fértil, con esto ya podemos darnos una idea de la magnitud de esta problemática.

Por otra parte, la salud de las mujeres también se ve afectada por el uso de estos productos desechables, los químicos utilizados para fabricar y blanquear los algodones con los que están hechos son altamente tóxicos y al tratarse de una zona muy sensible, que es propensa a absorber estas sustancias con mayor facilidad, el riesgo aumenta considerablemente. Así mismo, el uso de toallas sanitarias también se ha relacionado con la aparición de infecciones y alergias, al igual que los tampones, que al absorber el flujo provocan resequedad en las paredes vaginales y desequilibran la flora natural.

 

Ahora, si hablamos desde la perspectiva económica, una mujer invierte de $600 a $700 pesos anuales en toallas femeninas y tampones, aunque parece ser poco, recordando que la etapa fértil de la mujer dura 40 años, esto representa una inversión de entre 24 mil y 28 mil pesos.

Una vez que se hizo más conciencia sobre los puntos anteriores, surgieron las toallas femeninas de tela con diseños llamativos, que por su material, se sienten como ropa interior y no irritan la zona íntima, como las toallas convencionales de plástico. 

Poco después se popularizó la copa menstrual, un dispositivo flexible hecho de silicona quirúrgica que recolecta el flujo menstrual y no produce resequedad ni irritación como los tampones. Ambos productos, al ser lavables y reutilizables, pasan a ser soluciones eco-friendly que cuidan de tu salud y reducen significativamente tus gastos en productos íntimos femeninos.

Por último, es importante decir que para que esto se convierta en una solución real es necesario cambiar nuestra perspectiva estigmatizada de la menstruación, tanto en el ámbito social, como en el ambiental y ecológico.


¿Te interesa adquirir estas toallas ecofriendly o una copa menstrual? ¡En Karbono las puedes encontrar y así formar parte de este cambio!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *